En Soletes lo tenemos claro:
cuidarles, enseñarles y quererles mientras además se divierten.
Nada más y nada menos