Son muy pequeños...
y frágiles y necesitan ser cuidados en los hábitos más básicos
de limpieza, alimentación, sueño, control de esfínteres...,
pero también de juego, aprendizaje, sociabilidad y afecto.